Paridas de Paridotas.com



secciones

Portada
Animales
Anuncios
Ciencia
Coches
Curioso
Deportes
Ellos y ellas
Idiomas
Informática
Internacional
Laboral
Misc
Niños
Noticias
Padres e hijos
Política
Religión
Salud
Sexo

sindicación

Si quieres publicar los titulares de Paridotas.com en tu web ponemos a tu disposición los siguiente ficheros RSS y JavaScript [ayuda]

XML
JS

 

Princesa que todo lo derretía

Había un vez un rey, que tenía una bellísima hija, codiciada por todos los galanes del reino. Pero existía un grave problema: todo lo que la princesa tocaba se derretía. No importaba lo que fuese: metal, madera, plástico, todo lo que entraba en contacto con sus bellas manos se derretía. Por supuesto, todos los hombres le temían y nadie se atrevía a casarse con ella.

El Rey estaba desesperado. ¿Qué podía hacer para ayudar a su hija? Consultó a todos los magos y hechizeros. Alguien le dio un consejo: "Si tu hija toca algo, cualquier cosa, que no se derrita en sus manos, estará curada." El Rey lloraba y saltaba de alegría.

Al siguiente día estableció una competición. Cualquier hombre que le diera a su hija un objeto que no se derritiera en sus manos, podría desposarla y así heredar el trono del Rey.

Tres jóvenes príncipes aceptaron el reto.

El primero de los príncipes le llevó una aleación de los más duros metales. Pero en el momento en el que la princesa lo tocó, se derritió como hielo en fuego y el príncipe se retiró triste y acongojado.

El segundo de los príncipes trajo un diamante enorme, pensando que, por ser la substancia más dura en el mundo, no se derretiría. Pero en cuanto la princesa lo tocó, el diamante se derritió.

El tercer príncipe, el más apuesto y valiente que había en el reino, se aproximó a la princesa y le dijo al oído: "Mete tu mano en en la bolsa de mi pantalón y siente lo que hay ahí dentro". La princesa hizo lo que el príncipe le había pedido, y de pronto se sonrojó intensamente. Sintió algo duro. Lo sostuvo en su mano. ¡Y no se derritió!

El Rey estaba inmensamente feliz. Todo el reino se encontraba regocijado. Y así el tercer príncipe desposó a la princesa y vivieron felices! para siempre.

Pregunta: ¿Qué fue lo que encontró la princesa en los pantalones del príncipe?

Respuesta: Eran unas M&M's, por supuesto: "Se derriten en tu boca, no en tu mano".

¿En qué estabas pensando?

*  Enviar a un amigo
*  ¡Enlázame!
*  Versión en formato PDF
*  Compartir   Menéame       Sacapuntos

 


¿Te ha gustado? Envía esta Paridota a un amigo,

 

 

 
estadísticas

Esta paridota ha tenido:
votos: 21
visitas: 6578
envíos: 63

 

Paridotas.com es una web de paridas. Las páginas se actualizan cada día a las 00:00 CET. Las direcciones de correo utilizadas para los envíos no se almacenan ni procesan. Para cualquier duda o sugerencia dirígete a nuestro buzón en info [arroba] paridotas.com (tamaño máximo de los ficheros: 2Mb). Puedes usar también nuestro formulario de contacto. Esta página está escrita en XHTML 1.0 y CSS 2.